Los consumidores tienen derecho a devolver las compras realizadas por internet

Después de épocas de gran consumo com el caso de Black Friday hay muchos consumidores que no quedan satisfechos con los productos adquiridos por internet. Es entonces cuando asalta la duda: ¿Puedo devolver estos productos? ¿Quién se hace cargo de los gastos de envío? 

Si el cliente ha adquirido un producto o un servicio por internet tiene el derecho de desistimiento del contrato, que es la facultad del consumidor y usuario de dejar sin efecto el contrato celebrado, notificándoselo así al comerciante en el plazo de 14 días, sin necesidad de justificar su decisión y sin penalización de ninguna clase.

Según la normativa de la UE, si un cliente ha comprado un producto que está defectuoso, no funciona o no corresponde a lo anunciado, el vendedor debe repararlo, cambiarlo, hacerle un descuento o reembolsarle el importe abonado.

En el caso que el cliente ejerza su derecho de desistimiento dentro de estos plazos que hemos comentado (alega simplemente que el producto no le gusta), su empresa deberá aceptar la devolución y reembolsarle el pago recibido. Pero será él quien deberá hacerse cargo de los costes de devolución. Sólo deberá asumirlos su empresa si así lo acepta voluntariamente, o si no ha informado al consumidor de que debe asumirlos él.

El comerciante deberá proceder al reembolso utilizando el mismo medio de pago empleado por el consumidor para la transacción inicial, a no ser que el consumidor haya dispuesto expresamente lo contrario y siempre y cuando el consumidor no incurra en ningún gasto como consecuencia del reembolso. Si transcurren más de 14 días y el comerciante no devuelve las cantidades abonadas, tendrá el consumidor derecho al doble de la cantidad.

Establece la normativa que, salvo el caso de que el comerciante se haya ofrecido a recoger él mismo los bienes, en los contratos de venta, el comerciante podrá retener el reembolso hasta haber recibido los bienes, o hasta que el consumidor haya presentado una prueba de la devolución de los bienes, según qué condición se cumpla primero.

Puede suceder que el comprador devuelva el producto porque no es conforme con el contrato (es defectuoso, no reúne las cualidades o características que se indicaban en su web…). En estos casos, como vendedor responde de las faltas de conformidad que se manifiesten en los dos años siguientes a la entrega. En productos de segunda mano se puede pactar un plazo menor, aunque no inferior a un año.

Si el producto es defectuoso, el consumidor puede optar entre exigir su reparación o la entrega de uno nuevo, excepto si una de estas opciones es imposible o desproporcionada.

En estos supuestos la ley establece que la reparación y la sustitución deben ser gratuitas para el consumidor. Por tanto, los gastos necesarios para subsanar el defecto (mano de obra y materiales) y los gastos de envío van a cargo de la empresa.

Pueden ponerse en contacto con nosotros para cualquier duda o aclaración que puedan tener al respecto.