¿Qué es el domicilio social y el domicilio fiscal de una empresa?

A raíz de la incetidumbre política que se vive actualmente en Cataluña, muchas empresas han decidido cambiar su domicilio social a otros puntos del Estado, mientras que otras han optado también por cambiar el domicilio fiscal. Esto ha suscitado mucha controversia, pues la diferencia entre los dos conceptos es notable. Os lo explicamos:

Conceptos clave

Cuando se constituye una sociedad mercantil se fija un domicilio social que figura en la escritura otorgada ante notario. Una vez inscrita en el Registro Mercantil el domicilio social será público, de modo que cualquier interesado puede localizar la empresa. El domicilio fiscal determina la adscripción a una oficina tributaria determinada. Es el lugar para la práctica de notificaciones de esta naturaleza. Ese domicilio será vinculante para el obligado tributario a efectos de procedimientos administrativos y del control fiscal.

Aunque ambos domicilios suelen coincidir, esto no tiene por qué ser así necesariamente.

  • La ley de Sociedades de Capital establece que el domicilio social es el lugar donde se desarrolla la actividad y aparece públicamente en el Registro Mercantil.
  • La ley General Tributaria, por su parte, indica que el domicilio fiscal es el lugar de referencia para las relaciones con Hacienda y no es de conocimiento público.
  • La Agencia Tributaria – así como la Seguridad Social – ha de tener conocimiento de ambos a fin de proveer el Número de Identificación Fiscal a la empresa.
  • Un cambio de domicilio social no significa necesariamente un cambio de domicilio fiscal.

El domicilio social

La ubicación del domicilio social es importante a muchos efectos: determina el Registro Mercantil donde corresponde inscribir la sociedad; los Juzgados competentes para asuntos legales; la Delegación Tributaria y la normativa local o autonómica aplicable.

Debido a la situación política, el Gobierno introdujo una modificación en la Ley de Sociedades de Capital que a partir del 7 de octubre de 2017, digan lo que digan los estatutos de la sociedad, el órgano de administración va a ser competente para variar el domicilio, sin acuerdo de junta, en todo el territorio nacional. Así, las empresas pueden cambiar su domicilio social más ágilmente.

El domicilio fiscal

El domicilio fiscal, por su parte, es aquel que se determina para recibir las notificaciones procedentes de la Administración. El domicilio fiscal del contribuyente informa de la residencia fiscal y, por tanto, del sistema fiscal aplicable; de la oficina tributaria de adscripción del contribuyente; del lugar para la práctica de notificaciones y del lugar físico concreto declarado y vinculante para el obligado tributario a efectos de procedimientos administrativos y del control fiscal.

La Ley General Tributaria, define el domicilio fiscal como el lugar de su domicilio social, siempre que en él esté efectivamente centralizada la gestión administrativa y la dirección de sus negocios. En los supuestos en que no pueda establecerse el lugar del domicilio fiscal, prevalecerá aquél donde radique el mayor valor del inmovilizado.

Por lo tanto, el lugar donde la empresa tenga efectivamente centralizada la gestión administrativa y la dirección de sus negocios es lo realmente relevante, ya que determinará sus obligaciones fiscales. Las personas jurídicas y entidades, así como las personas físicas que sean empresarios o profesionales, deben comunicar estos datos de localización y sus variaciones mediante la presentación del modelo 036 de declaración censal.

Pueden ponerse en contacto con Gemap para cualquier duda o aclaración que puedan tener al respecto.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *